domingo, 29 de noviembre de 2009

A 3 horas del clásico

A tres hora del clásico me siento frente a mi portátil, al que odio profundamente (los que me conocen saben que no es personal, que odio a todos los portátiles por igual), y me dispongo a sumarme al aluvión de comentarios que se hacen cuando el enésimo partido del siglo se presenta ante nosotros. 


Mi habitación, que parece cualquier cosa menos una habitación, me mira con recelo, porque hoy por hoy necesita más atención que el blog, pero yo, muchas veces, antepongo la devoción a la obligación. Y es que ya lo han dicho la mayoría de los spots, este partido, nadie se lo puede perder. 


A mi el "clásico" me va lo justo, no porque me apunte a la moda cool de pasar del fútbol, que me gusta y mucho, aunque no sea muy moderno, sino porque mi Sporting, de Gijón, ya jugó ayer y tiene los deberes hechos, así que hoy, dentro de 3 horas, me sentaré frente a mi odiado portátil, y veré el partido, solo, como hago la mayoría de las cosas desde que llegué a Inglaterra. 


A todo esto, de qué iba a hablar yo, se preguntarán muchos, iba a hablar de la publicidad que Gol T está haciendo de cara al partido (supongo que si estás leyendo el artículo después del domingo, el vídeo promocional ya no estará), y de lo poco que me ha gustado la misma, por mucho que Sergio (Romero) defienda que, acortándolo a 20" es mejor que la campaña de lanzamiento. 


No, no y no. Desde hace muchos años, los spots de los partidos entre Barcelona y Real Madrid no tienen nada (de nada), y siempre recurren a los mismos clichés: "No te lo puedes perder", "deja todo lo que tengas que hacer para verlo" o "en este partido jugarán todos (los cracks)". Lo mismo, siempre lo mismo. 


Qué conseguiremos así? Nada, ninguna empatía, nada de crear marca, y lo que es peor, acabar tirando el dinero porque sólo nos verá la gente que ya nos iba a ver. 


Eso sí, algún día, puede que no muy lejano, nos demos cuenta de que más importante que este partido lo vean 15 millones de personas, es que de esos 15 arrastremos a alguno nuevo para el partido de la jornada que viene, en la que el partido no será tan interesante. Quizás nos demos cuenta de que el "clásico" puede ser un medio para crear afición, mucho más que un partido en sí, y quizás nos demos cuenta, pero estos es mucho más difícil, que nuestro negocio es vender audiencias todos los días y no vender partidos un día. 


Ahora sí, habitación, te toca. 





2 comentarios:

Damián García Campos dijo...

Interesante post... es verdad que los spots del "clásico" suelen ser bastante malos...

Sin embargo, recuerdo spots míticos anunciando partidos de champions... spots que sí creaban empatía. Como muestra os dejo el enlace de uno que me gustó particularmente:

http://www.youtube.com/watch?v=oQqDoS9n1x4


De todos modos, me parece una reflexión brillante, una reflexión que debería hacerse el anunciante...


PD. Odias a tu portatil porque no tienes un MacBook, es imposible odiar un Mac :-)

Miguelinho dijo...

Damián, ¿ese vídeo lo pones porque te gustó o realmente porque está hecho por argentinos? O lo que es peor aún, porque sale Placente, jeje.