miércoles, 10 de marzo de 2010

Este pepino... No me lo termino !!


Perdonen lo soez del título, pero mucho me temo que algo muy parecido debieron pensar Dani Martín y su banda (El Canto del loco) cuando de la noche a la mañana, unos cuantos detractores unieron sus voces en Facebook, y en unos pocos días el grupo "¿Puede este pepinillo tener más fans que el Canto del loco?" reventaba todos los estudios sobre social media y se hacían con más seguidores que el grupo oficial.

Hace algún tiempo leí un estudio (mucho más serio que el que yo trataré de hacer aquí) sobre reputación online hablando del caso de Amaia Montero, quien tras desafinar en la entrega de los Premios 40 Principales, se encontro con varios grupos en Facebook para reirle la desgracia.

El caso del canto del loco, es completamente distinto, tanto por el origen, como por el resultado final, ya que a la postre el grupo fué clausurado. Decía que el origen es totalmente distinto, porque uno surge de la espontaneidad y otro de la orquestación de un experimento, un estudio del que, si te hiciste fan, fuiste parte sin aurización ninguna y además totalmente gratis. Lo malo de esto, es que ya no sabemos quien está detrás de un grupo aparentemente espontáneo.

Pero dejejando a un lado supuestas conspiraciones y experimentos, ¿qué hacer ante un ataqué así? Yo no soy ningún experto en social media, pero desde luego lo que no haría sería haber clausurado el grupo. Vale, es cierto que antes, con el grupo abierto tenías más detractores que fans, y que eso no le gusta a ningún ego, pero seguro que ahora tienes muchos más, los que no les gustaba tu música más lo que creen que no deberías haber cerrado el Faceboo.

¿No sería mucho más conveniente, digo yo, tomárselo todo como una gracia, hacerse fan del propio grupo, y combatir al enemigo desde dentro? Se imaginan a El canto del Loco siendo fan de un grupo en contra del Canto del Loco, regalando entradas para sus conciertos en ese grupo a, por ejemplo, los perfiles que más transfugas consiguieran... creo que las posibilidades habrían sido inmensas. Pero no, es mucho más fácil salirse por la tangente, cerrar el grupo, y aquí paz y después gloria.

Lo que no pensaron los de Dani Martín, es que es demasiado difícil censurar internet, y a los pocos días del cierre del primer grupo ya había uno pidiendo una rellamada a filas bajo el título (hablo de memoria) "¿Puede este pepinillo tener más fans que aquel otro que secuestraron?"

Supongo que aún a día de hoy el pobre Dani Martín, que ya hizo lo que pudo con el primero, seguirá pensando que "este pepino no me lo termino"

5 comentarios:

José Luis García dijo...

Desde mi ignorancia, lo que uno presupone es que se apuntaron al pepino (sonrisilla al recordar el anuncio de KIA con Nadal), todos aquellos detractores del grupo. Y ningún grupo de música tiene más fans que detractores (ni siquiera los chichos). Agachar la cabeza equivale a pensar que ese partido lo podían ganar, y nada más lejos de la humildad. Por otra parte, darle valor a un experimento respaldado por 2 tragos y tres caladas de no se sabe qué, demuestra escasa madurez mediática. En resumen, lo mejor hubiera sido lo que sugieres, unirse a la fiesta. Es como recoger un "premio limón", un gesto que multiplica la valoración/aceptación del premiado.
Curioso Post.
Fmdo. El llanto del loco.

nus dijo...

Totalmente de acuerdo. No hay nada para generar empatía, como saber reírse de uno mismo. Y si no, que se lo digan a Sandra Bullock y su razzie.

Esto es igual que lo de la exposición con las fotos del caso Gürtel. Al final, con la censura se con consigue más cobertura mediática que dejándolo estar como si no tuviera importancia.

Me declaro fan del pepinillo, ¡de los dos pepinillos!

ana dijo...

Hola Pedro,

Siempre te leo, pero nunca comento (prisas, pereza y esas cosas). Pero hoy me apetecía dejarte el link de algo parecido a lo que les pasó a El Canto del Loco, pero con Silvio Berlusconi y un tomate como protagonistas. En poco tiempo el tomate consiguió más de 500.000 fans. Te dejo el enlace, un saludo!
http://www.facebook.com/pages/Questo-pomodoro-avra-piu-fan-di-Silvio-Berlusconi/312287616880?ref=search&sid=816233988.1349212524..1#!/pages/Questo-pomodoro-avra-piu-fan-di-Silvio-Berlusconi/312287616880?v=wall&ref=search

JB dijo...

http://www.facebook.com/home.php?#!/group.php?gid=305732489779&ref=mf

Pedro Muñoz Valencia dijo...

Por partes, gracias a todos por comentar, a los habituales y a los nuevos, gracias de verdad.

José Luis, me niego a creer que lo Chichos tengan más detractores que fans, te pongas como te pongas.
Lo del estudio creo que surgió en una escuale de posgrado, imagino de que puiblicdad, creatividad o algo por el estilo, aún así, viendo que ya había un grupo en Italia (gracias Ana) la idea creativa pierde

Nus, estoy contigo, las redes sociales están dando más fuerza a la voz del pueblo y limitándo la censura, ahora hay que comunicar de forma mucho más coherente que antes, puesto que el dinero hat perdido valor.

Ana, gracias por descubrirnos el otro grupo, aquí tienes tu sitio para comentar cuando quieras, pásate más a menudo.

JB, eres Julio? Gracias por el enlace también, yo la información que había leído era que fue el grupo (el canto del loco) el que censuró al pepino, aunque ya he visto que hay la posibilidad de que no fuera así. Gracias por comentar, espero verte por aquí más a menudo.

PD. Curioso post José Luis es una manera muy eufemista de decir que no te ha gustado. Se agradecen las buenas intenciones.